Seleccionar página

El arte, como la horma de su zapato por Magdalena Cardona

El pasado 28 de enero tuve el placer y privilegio de ser invitada al estudio-taller del artista Guillem Crespí Alemany. Es destacable que con sólo entrar se respira un ambiente de trabajo y especial dedicación del pintor-escultor que impresiona, ya que con sólo un vista rápida a las obras y utensilios se deja entrever la pasión que siente por el arte.
En estos momentos está trabajando en su próxima exposición programada para el día 19 de marzo en Binissalem. Por sus explicaciones de proyectos que tiene en marcha y lo que pude ver iniciado y preparado en el estudio, en esta ocasión vamos a ver una gran “explosión” de luz y color, tanto en la vertiente de pintura cómo en la de escultura, que no dejará indiferente a espectadores y asistentes.
Para empezar me gustaría explicaros, que para Guillem, el descubrir de muy pequeño cómo disfrutaba con el dibujo y la pintura significó cómo se dice comúnmente “dar con la horma de su zapato”. Son de tal magnitud los sentimientos que es capaz de plasmar en lienzo y hierro qué sólo podrían ser reflejo de un artista que lo es desde la cuna. Desde mi humilde opinión, lo más impactante es su creatividad. Otros muchos artistas, una vez que consolidan una temática y una técnica en la que se sienten cómodos, admirados y reconocidos, no suelen renovarse mucho. Por el contrario, Guillem tiene una imaginación y creatividad que le acompaña fielmente durante todo el proceso de elaboración de la obra; desde los inicios para sus utensilios de trabajo (ya que el mismo diseña lo que necesita con el objetivo de lograr la idea que tiene en mente), hasta el final quedando reflejado en el cuadro o escultura resultante. Como dijo Picasso: “Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta.”
También merece una especial mención la parte de la obra que no se llega a ver o palpar por el observador; es decir, desde el momento en que surge el primer boceto mental hasta su culminación. Hay muchas horas invertidas que son de reflexión; de pensar en formas, composiciones, equilibrios, centros, texturas, colores, figuras, líneas y un largo etcétera. Aunque parezca que en sus cuadros se tiende a la simplicidad de la figura, si nos fijamos bien podremos apreciar tanto la fase de aparejar la superficie antes de empezar a pintar, como la enorme cantidad de capas de acrílicos y tintas y el estudio exacto de dónde colocar manchas, pinceladas y empastes para alcanzar la perfección. Este trabajo suele conllevar semanas o meses de implicación antes de que el artista esté completamente satisfecho. En cuanto a la escultura ocurre lo mismo, hay un procedimiento largo de meditación, antes de empezar a tomar medidas, moldear las piezas redondeando las formas, y desbastar las líneas de la escultura hasta conseguir que salga a la superficie un violín al que sólo le falta emitir sonidos.

Por otra parte, en cuanto a la temática de esta exposición es importante su familiarización y conexión con el mar, la pesca y el “cap-roig”. Podremos ser testigos de esta influencia y su contacto con la energía marina si observamos los contrastes, el manejo y variedad de colores y la luminosidad. Además, estarán presentes sus míticos gallos, mis grandes favoritos, que nos connotan alegría y vivacidad, entre otras sorpresas que seguro nos tiene preparadas. En cuanto a escultura, los violines y la suavidad de sus curvas junto a la novedad de un toque de color nos volverán a seducir. Esta vez Guillem se sumerge en el hierro, tratándolo poco a poco, como ya le hemos visto hacer anteriormente, sin embargo introducirá la fuerza vibrante del color. Ante toda esta magnífica obra que tendrán la oportunidad de contemplar, a la que a veces las palabras no hacen justicia ya que es complicado transmitir y expresar tantas cosas, sólo me queda darle la enhorabuena a Guillem como artista y sobretodo como persona, por la humildad que le caracteriza, y desearle suerte para este proyecto y los que seguro ya tiene en mente para un futuro próximo.

Una admiradora y amiga.

Magdalena Cardona Vidal

L’art com «la sabata de son peu» per Magdalena Cardona

El passat 28 de gener vaig tenir el plaer i el privilegi de ser convidada a l’estudi taller de l’artista Guillem Crespí Alemany. Ja es copsa, només d’entrar-hi, un ambient de treball i d’especial dedicació del pintor escultor que impressiona, ja que tan sols amb una mirada ràpida a les obres i els estris hom s’adona de la passió que sent per l’art.

En aquests moments treballa en la seva pròxima exposició, programada per al dia 19 de març a Binissalem. Tenint en compte les explicacions que em donà sobre els projectes que té en marxa i el que vaig poder veure ja començat i preparat a l’estudi, puc afirmar que en aquesta ocasió veurem una gran explosió de llum i de color, tant en pintura com en escultura, que no deixarà indiferent espectadors i assistents.

Per començar, m’agradaria explicar-vos que, per a en Guillem, descobrir de molt petit com gaudia amb el dibuix i la pintura va significar «trobar la sabata de son peu», com es diu col·loquialment. Són tan magnànims els sentiments que és capaç de plasmar en tela i en ferro, que només podrien ser reflex d’un artista que ho és des del bressol. Segons la meva humil opinió, el més impactant és la seva creativitat. Molts altres artistes, una vegada que consoliden una temàtica i una tècnica en la qual se senten còmodes, admirats i reconeguts, no solen renovar-se gaire. En Guillem, al contrari, té una imaginació i una creativitat que l’acompanyen fidelment durant tot el procés d’elaboració de l’obra; des de bon començament pel que fa als seus estris de feina (ja que ell mateix dissenya el que necessita amb l’objectiu d’aconseguir la idea que té al cap), fins al final, tot queda reflectit en el quadre o l’escultura resultant. Com va dir Picasso: «Un pintor és un home que pinta el que ven. Un artista, en canvi, és un home que ven el que pinta. »

També mereix una menció especial la part de l’obra que l’observador no arriba a veure o a palpar; és a dir, des del moment en què sorgeix el primer esbós mental fins que culmina. Hi ha moltes hores invertides que són de reflexió, de pensar en formes, composicions, equilibris, centres, textures, colors, figures, línies i un llarg etcètera. Encara que sembli que en els seus quadres es tendeix a la simplicitat de la figura, si ens hi fixam bé podrem apreciar tant la fase d’aparellar la superfície abans de començar a pintar, com l’enorme quantitat de capes d’acrílics i de tintes, i l’estudi precís que fa per col·locar taques, pinzellades i empastaments per assolir la perfecció. Aquesta tasca sol comportar setmanes o mesos d’implicació abans que l’artista estigui completament satisfet. Quant a l’escultura, l’artista segueix el mateix procéshi ha un procediment llarg de meditació abans de començar a prendre mesures, modelar les peces arrodonint les formes i desbastar les línies de l’escultura fins a aconseguir que surti a la superfície un violí al qual només falta emetre sons.

D’altra banda, quant a la temàtica d’aquesta exposició, és important destacar la familiaritat i la connexió que l’artista té amb el mar, la pesca i el cap-roig. Podrem ser testimonis d’aquesta influència i del contacte que té amb l’energia marina si observam els contrasts, el maneig i la varietat de colors, i la lluminositat. A més, també hi trobarem els seus mítics galls, els meus grans favorits, que connoten alegria i vivacitat, entre altres sorpreses que segurament ens té preparades. En escultura, els violins i la suavitat de les seves corbes al costat de  la novetat d’un toc de color ens tornaran a seduir. Aquesta vegada, en Guillem se submergeix en el ferro, tractant-lo a poc a poc, com ja li hem vist fer anteriorment, però al qual introduirà la força vibrant del color. Davant de tota aquesta magnífica obra que tindrem l’oportunitat de contemplar, a la qual de vegades les paraules no fan justícia ja que és complicat transmetre i expressar tants matisos, només em queda donar-li l’enhorabona com a artista i, sobretot, com a persona, per la humilitat que el caracteritza, i desitjar-li sort per a aquest projecte i els que ben segur ja té al cap per a un futur pròxim.

Una admiradora i amiga,

Magdalena Cardona Vidal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clica en el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies